arte
Dalí Picasso Goya Munch

El Grito

Munch (1893)

Pintura Sobre Cartón, 91x73,5cm, Nasjonalgalleriet, Oslo

A coienzos de 1892, en Niza, Munch le comentó a un amigo, el pintor Kristian Skredsvig, que quería pintar el recuerdo de una puesta de sol, un ocaso tan rojo como la sangre, sangre coagulada. Pero Skredsvig se extremeció y dificilmente entendió lo que quería pintar. Y pintó su extraordinario "El grito" o la imágen del alma (en realidad un precursor del famoso cuadro titulado "Desesperación", Estocolmo).

Munch terminó "El grito" al año siguiente en Berlín. Se trata de la más radical de sus "imágenes del alma". La escena, y sobre todo la figura en primer plano, está distorsionada y ejecutada de forma grotesca, con colores que no se han extraido de la realidad. Alcanza su expresión más violenta a través de la dinámica del cuadro, de sus colores y lineas, aspectos formales que recuerdan a Van Gogh y Toulouse-Lautrec. Al mismo tiempo se representa el "infierno interior" del propio Munch, el cuadro tambien visualiza el aspecto sombrío del fin de siglo: ansiedad y apocalipsis. La obra se sumerge en un "estado de angustia" que el artista debió de sufrir en el camino de una ladera en las afueras de la ciudad de Cristiania, que, al fondo, deja ver el fiordo.

El descubrimiento de Munch en París de los elementos expresivos del color, de la línea y de la distorsión de las figuras fue fundamental en su programa pictórico. La fusión del naturalismo y del simbolismo, de la faz exterior del acontecimiento y del horror interior experimentado por la figura del primer plano, estaba realizado por medio de los contrastes de las lineas curvas y rectas y de los tenebrosos rojos y amarillos con las distorsiones fantasmgóricas de las otras figuras.

La compleja situación emocional estaba sugerida en el epígrafe que escribió para el cuadro, cuando fue reproducido en la "Revue Blanche" dos años más tarde: "Me paré y me apoyé contra la verja, casi muerto de cansancio. Nubes rojas como la sangre y lenguas de fuego suspendidas sobre el fiordo azul negro. Mis amigos me habían dejado, y, sólo, temblando de angustia, me di cuenta del inmenso, infinito grito de la naturaleza".


gimp Linux