arte
Dalí Picasso Goya Munch

Las Señoritas De Avignon

Picasso (1907)

Pintura Sobre Tela, 243,9x233,7cm, Museum Of Modern Art, New York

Aquellos que visitaron a Pablo Picasso en su taller de Bateau-Lavoir a principios del verano de 1907, quedaron estupefactos, por no decir aterrorizados, al descubrir allí una tela de grandes dimensiones que mostraba a cinco mujeres desnudas de cuerpos bastante dislocados, algunas de las cuales presentaban, en lugar de rostros, unas caras horrorosas que no tenían nada de humano. Se habló de arte "asirio" o "egipcio", y algunos vieron allí, los amigos más sensibles y próximos a Picasso, el resultado de complejas y dolorosas búsquedas que acababan de hacer que el joven pintor de 26 años atravesaba el umbral de una estética radicalmente nueva.

Con el recuerdo de la escultura ibérica que hacía escaso tiempo descubrió en una exposición en el Louvre, y el impacto de las máscaras negras que empezaban a ser frecuentes en los ambientes artísticos parisinos, empezó a trabajar en los bocetos de esta obra que originariamente representaba cinco desnudos femeninos y dos masculinos en el interior de un burdel. A medida que la obra avanzaba fue transformando la idea original y la composición quedó reducida a cinco mujeres frente a una mesa con frutos.

El tema, trivial en si mismo, dio pié a Picasso para erosionar y subvertir los cánones de belleza hasta entonces aceptados como válidos, iniciando el camino que llevará a la revolución cubista y, con ello, a la destrucción del concepto pictórico construido por los artistas del Renacimiento Italiano. El pintor malagueño repudió la estética de lo bello para exaltar la potencia expresiva de lo desfigurado; deformó los rostros, eliminó el claroscuro, geometrizó los elementos anatómicos, destruyó la relación fondo-figura.

Picasso acababa de asentar las bases del cubismo, pero no solo eso, además planteó una concepción estética que se aparta de su propia definición, es decir, de lo bello. El arte a lo largo de la historia había pretendido, por lo común, crear obras bellas, obras incitadoras de placer visual, obras sujetas al orden y a los principios de la justa medida y de la armonía de lo natural.

El cuadro se exhibió en público por primera vez en 1916 produciendo un gran escándalo.


gimp Linux